martes, junio 26, 2007

Auto-Indagación o ¡Mi fragmento Hindú!

Hay una gran diferencia entre lo que hay de mi de chino, y lo que hay en mi de hindú. Veamos: he aprendido un poquito de los chinos a través del Kung-Fu (WuShu) que me ha enseñado José Kutos. Es fácil decir en medio de un café/cerveza/ascensor/etc "oye! sabes? ayer estuve en un torneo de KungFu!". Pero se imaginan al amigo diciendo "oye! sabes? ayer me estaba preguntando quién soy yo! y fue una experiencia genial! estuve dos horas en silencio!". Eh... esto.... wow... "ah! jejeje... si... claro... claro... ¡qué interesante!". Y el pobre interlocutor más bien preguntándose "qué le pasa al amigo?".

Sin embargo, este post de alguna manera es más cómodo que el café/cervecería/ascensor/etc, porque no están forzados a decir "¡qué interesante!". Simplemente cierran la ventanta.. ¡y ya!. Así que me tomaré la molestia de no avergonzarme de lo extraño que resultaría el comentario, y compartiré este fragmento de orestíada que usualmente no sobresale por debajo de los otros fragmentos.

Entrando en materia

Voy a hablar en honor a mi Tío Wayne. No es hermano de mi papá, ni de mi mamá. Pero para mi es una persona importante, y que ha marcado muchas cosas en mi vida. Es un señor que vive en los Estados Unidos, y que considero un Maestro. No en términos absolutos, obviamente, es simplemente un Maestro para mi. Lo que él y yo (como uno de sus “discípulos” compartimos, fueron momentos que “tocaron una campana” dentro de mi.

Me estoy refiriendo a un Maestro como una persona (o inclusive una situación, o un lugar), que has visto con ojos más profundos que aquellos que usas para no tropezarte al caminar. Son personas que hablan (o simplemente viven!) de una forma en que sientes que aprendes algo realmente importante para ti como Ser. Esa es mi definición, al menos para lo que digo hoy.

Un Maestro no tiene por qué lucir de ninguna manera. Y no tiene que ser perfecto en todos los ámbitos. Ciertamente, en esos ámbitos en los que uno “siente” que algo tiene que aprender (no por “deber” sino porque el “alma” resuena con esas cosas), esa persona en general suele ser bastante peculiar, para despertar esa admiración y deseo de aprender más. A veces somos capaces de admirar cosas que en general los otros no consideran peculiares.

Wayne Austin, mi “tío”, es un tipo así. Él no me enseñó KungFu, ni a programar en Lenguaje C, ni a “ganar amigos”. El me enseñó a auto-indagar. Él es de un linaje que viene de un gran Maestro, llamado Ramana Maharshi. A su vez, este tuvo un discípulo, a quien llamaron Papaji (ambos fallecieron ya). Papaji tuvo como discípula a Gangaji, y esta a su vez a Wayne, a quien cariñosamente decimos “Wayneji” (ambos están vivos).

Aunque la enseñanza de Sri Ramana Maharishi (reconocido como un maestro incluso por algunos sacerdotes católicos apostólicos romanos) es hindú, y de la corriente de pensamiento védico Advaita Vedanta, no debe pensarse que las enseñanzas de Tío Wayne son una serie de mantras y asuntos religiosos. La enseñanza, puede llegar en muchos lenguajes. La mayoría de los maestros incorporan muchas palabras hindúes, explican muchos conceptos, y en algunos casos incorporan muchas prácticas. Sin embargo estas no son sino herramientas (no por ello desmerecedoras de admiración!). Ramana, por ejemplo, decidió que no iba a hablar más nunca. Toda su enseñanza fue con la mirada, y por señas. Entendió que el mensaje, al ser puesto en palabras, llegaba a la mente y se tergiversaba, en lugar de llegar al “corazón”, que es el lugar donde quería que llegara.

Sus discípulos, esencialmente le interrogaron con palabras, y el respondía en silencio, con sus ojos, su rostro, sus manos, y su cuerpo.

Tío Wayne enseña mediante una forma atípica por lo "moderna". Nos comunicábamos por un foro en yahoogroups, y compartíamos chats a horas específicas, que eran iniciados simplemente por un momento de “meditación” (sentarse, sin hacer nada… traducción literal del término chino para esto!). Luego de estos minutos, simplemente chateábamos con él.

Intermedio - Advertencia

Cyber-discípulos. Eso es lo que somos.. jaja...! El post bastante largo, pero digo yo que ameno. Así que si quieren saber cómo es ese fragmento de cyber-aprendizaje místico, pueden ir al baño (ese chiste es copyright de los autores del friki-test!). Luego de salir de urgencias, procedan a seguir leyendo. Me dijeron que debían haber sido varios posts, pero sucede que empezaba a escribir y me salió esto. A lo mejor luego lo pico en varios posts.

Satsang Cyber-místico

De acuerdo, íbamos por lo de que la comunicación con mi tío Wayne era tipo cyber-místico.

¿Pero qué es lo que hablábamos mediante esos correos y chats? Sencillo. Hablábamos de nuestras vidas, de nuestras percepciones, de nuestros sentimientos, de nuestras preocupaciones, de nuestras innecesarias verguenzas, y tiernos pero infantiles orgullos. Mediante la interacción con él, empezamos a aprender una forma de hablar, distinta a la usual. La llamamos en inglés “HeartSpeak”, o el “Habla del Corazón”. Esta no es ninguna cosa “nueva”, “revolucionaria”, ni producto de la iluminación. Simplemente es aprender a hablar desde el corazón, usando la mente sólo para escoger las palabras que lleven el mensaje. Hablar con el Corazón, es hablar desde el lugar en donde la combinación de palabras no es muy lógica para la mente, pero el corazón de la otra persona “sonríe” al escucharlas. Es hablar al otro, reconociendo que en su interior y en nuestro interior somos lo mismo, independientemente de nuestras “historias personales”, de nuestras “personalidades”.

Técnicamente, analizas una frase de nuestro HeartSpeak, y le encuentras mil “peros”. Sin embargo el mensaje para el corazón, es claro y fuerte. Muchos poemas de culturas orientales, de corriente Zen, por ejemplo, logran violentar la barrera de las “estructuras mentales”, para transmitir una sensación. Este es el tipo de proceso que se da dentro de nosotros al hablar con HeartSpeak.

Esa fue la herramienta para hacer llegar el mensaje. El mensaje no tiene (necesariamente) religión asociada. El mensaje es simplemente reconocer al Ego-Mente, que hay dentro de nosotros, y “percibir” o “saber” (no intelectualmente!) que uno es más que eso. Mucho más que eso. Uno tiende a pensar que lo que uno ES, está asociado al cuerpo que tenemos, la mente con la que pensamos, y las cosas que logramos en el mundo.

Este pensamiento, nos hace llegar fácilmente a la conclusión de que hay que hay que arreglar el mundo. Hay que “arreglarnos” el cuerpo, “arreglarnos” la mente, y “arreglar” el mundo, o lograr cosas “buenas”, para Ser de una buena forma, o también podríamos decir: "Estar bien".

Si. Nuestra vida está dinamizada mediante esa manera en que somos puntos de vista. Soy este ser humano que mueve los dedos en el teclado, porque siento las teclas bajo mis dedos, pero no siento que soy una tecla y me estoy pisando con el dedo. Así sabemos que no somos el teclado. Soy distinto a “el otro”, porque lo veo, pero no me veo desde él. “Somos puntos de vista” es la ilusión. Pero no somos eso. Esa es nuestra forma de experimentar, que es otra cosa muy distinta. Esto es una forma muy reducida y técnica de explicarles esto, para mi gusto, pero por los momentos les dará una idea.

El Verdadero Ser que somos, que está más allá de “el punto de vista” que de ahora en adelante llamaré EM (Ego-Mente), es el que puede sentir La Verdad. Podrías equiparar esto con un momento de “iluminación”. Este Verdadero Ser, ya es perfecto. Ya está “salvado”, ya está "despierto". Ya está Bendecido. Ya está “en casa”. Para “sentir esto” (sin fumar coleto seco, inyectarse mistolín con diablo-rojo, o alucinógenos afines), simplemente se requiere de un esfuerzo por reconocer al EM, es decir, al pensamiento “Yo”. Al reconocerlo, ese lugar desde donde lo reconocemos, nos permite sentir La Verdad.

Todo esto suena a mucho blah blah blah. No pretendo que me crean. No hay nada que yo pueda demostrar de todo esto. Podría transmitírselos, interactuando con ustedes, quizá. No es mi intención demostrarlo, ni ganar adeptos aquí. Simplemente compartir con ustedes esto, que casi nunca comparto con nadie, tal cual como si fuera un “lado oculto” mío. Realmente no es oculto, simplemente es una vivencia muy personal y difícil de transmitir.

Los que Dejaron de Buscar lo que no se le ha Perdido a Nadie

El grupo al que pertenecí (ahorita no estoy inscrito), se llama End of the Search (EOTS). Y su nombre hace referencia a que es el Fin de la Búsqueda. No porque entrar al grupo sea la panacea, el camino a la “iluminación”. Hace referencia al Fin de la Búsqueda, porque la enseñanza es que no hay nada que buscar. No hay que hacer el esfuerzo de decantación del EM, para Ser el Ser que Verdaderamente Somos. Ya lo somos. Es simplemente un ejercicio de experimentarlo, y hacerlo consciente en este momento que vivimos. De otra forma, sólo lo experimentaríamos cuando muera el EM,... quizá en ese instante. Y esperar hasta ese momento estaría perfectamente bien.

¿Y cuál es el chiste?

¿Entonces para qué “aprender” esa “enseñanza”? Simplemente, porque a uno le surja la inquietud. No hay nada que arreglarnos. Ni siquiera aprender esa enseñanza.

Esto me trae a compartir un pasaje contado por Anthony de Mello:

"Los discípulos estaban llenos de preguntas sobre Dios.
El Maestro dijo, 'Dios está en lo desconocido y en lo inconocible. Cada afirmación sobre él, cada respuesta a sus preguntas, es una distorsión de la Verdad'.
Los discípulos estaban desconcertados. '¿Entonces para qué nos hablas de él?'
'¿Por qué canta el pájaro?' dijo el Maestro.”

:o)

Bueno.. sigo con mi canción... ;oP

En otras palabras, ese “velo”, que representa el EM, no tiene por qué quitarse, para que se “realice” lo que hay tras de él. Por lo tanto, no hay urgencia por quitarlo (o si la hay, es producto del miedo). Sencillamente creo que se hace, porque el velo ya a uno le está dando cosquillas. ;o)

Receta casera de Auto-Indagación

Si alguien que esté en la onda de la meditación quiere “jugar” con el velo, le cuento que el gran “mantra” es preguntarse: ¿Quién Soy? (pero más parecido a ¿Qué Soy? que a ¿Cómo me llamo?). Para los que no estén en la onda de la meditación, no hay instrucciones fijas necesarias. Meditar es sentarse a hacer nada, salvo, a veces,… profundamente pasear una idea determinada, o dejar que paseen las ideas libremente. Este ejercicio sería más bien del primer tipo. ¡Cualquier cosa, pregunten!

Opiniones sobre Wayne Austin e EOTS (pronunciado "íots"... gracias. Por eso la "e")

Si se tropiezan por la red con páginas o grupos en los que se hable de Wayne Austin, o de EOTS, es posible que vean ahí dos tipos de cosas:

  • Lecturas, pasajes, o textos escritos por Wayne, o referencias a su libro o página web
  • Críticas

Sepan que él ha sido muy criticado (tanto dentro como fuera de EOTS) por quienes no han “cogido” el mensaje. Él no es un Maestro que responda a un estereotipo, y como todos, se impacienta, a veces está triste, y a veces está contento. Los pajaritos no sólo cantan, sino que hacen pupúcito y le dan picotazo al pichón que quiere volar pero no logra escapar de sus excusas para no volar. Ante el compromiso de una persona, en querer reconocer al EM, muchas veces Tío Wayne actúa de formas impredecibles, para desconcertar al EM. ¡Ésto puede incluso parecer un regaño o un insulto!. ¡Imagínense! ¡qué horror! ¡un supuesto Maestro gritándole al discípulo!

XoD

Entre eso, y el hecho de que reconoce en las religiones, y sus textos sagrados como herramientas para transmitir un mismo mensaje espiritual, que no cabe en nuestra mente y nuestros patrones, hace que muchas personas lo sientan como un simple megalomaníaco (por llamarse Maestro), que pretende socavar las bases de todas las religiones.

Mi opinión

¿Qué les puedo decir yo? Que no siento ni nunca he sentido que él se crea un Ser mejor que algún otro. Y por otro lado ¡que en EOTS hay gente de al menos 5 religiones distintas!. Hay cristianos-apostólicos-romanos, musulmanes, hindúes, amish, seguidores de ACIM (Un curso de milagros), taoistas, y agnósticos. Hasta ahora no he visto magallaneros, pero estoy seguro de que podría haber uno... ;o)

Así que definitivamente no se trata de ir en contra de las religiones, sino reconocer que una cosa es creer en algo “más grande”, y “más allá de lo visible” (léase Dios, La Fuente, El Tao, o The Matrix… eehrr… no… esa no).

Jaja… decía: una cosa es creer en Dios, y otra cosa es creer que Dios está sólo en el método/sistema que otros han convenido utilizar para conocerlo, y que yo escogí. El hecho de que alguien apunte hacia una luz con su dedo, no hace que su dedo sea la luz, ni descalifica al dedo de otro, que también apunta a la luz. Lo importante es no darse golpes los unos con los otros, por tener dedos distintos, sino reconocer qué es eso en común a lo que apuntamos.

¿No les parece?

Conclusión

¿Conclusión? eh... ninguna! simplemente, "gracias por escuchar",... en todo caso! Si alguien quiere comentar algo de ésto conmigo, se vale el café/cerveza/ascensor/etc.... ;oD

En todo caso, espero que nadie se haya sentido incómodo con el post "subido de tono" espiritualmente hablando... jeje. Todos tenemos nuestra propia experiencia espiritual, y está bien así. ¿de qué otra forma podría ser?. Lo que siente cada quien rezando su "Padre Nuestro" está bien. Mi punto, como dije antes (con otras palabras), no es ningún punto! sino compartir esta experiencia mía, haciendo honor a quien cariñosamente llamo "Tío Wayne".

PD: ya puse los links, y una advertencia por lo largo, además de colocar "nombres" a las partes del post. A lo mejor luego lo pico en varios posts. No eliminé nada que hubiese escrito la primera vez. Los cambios los hice hoy 27-06-2007.

última PD (lo prometo): eh.. revisé, y esto no me da puntos para el Friki-Test... oyeron??? LOL (me salvé! jaja)

2 comentarios:

Oscuridad dijo...

Cronopio te espera en mi blog...

Oscuridad dijo...

Y otra cosa: Cuando puedas, cambia tus links a mis páginas por los de Lömeanor... http://lomeanor.blogspot.com/

Gracias!

Nube de Fragmentos (¿ah?)